domingo, 3 de julio de 2011


De una vida eterna a un amor mortal.

Nunca debió pasar, y aun así sucedió.
-no puedes, sabes que serás castigado si estas con aquella mortal-.
Me fui caminando como si no hubiera escuchado.
-Shamuel, no podrás regresar, si abandonas tu castidad-.
Sin decir más salte y mis alas respondieron, volé hasta la tierra con una sensación de orgullo.
Estaba decidido a estar junto a mi amada el resto de mi vida mortal que sería dentro de poco.
Llegue hasta un callejón oscuro y me adentre a él y me abrase a las frías paredes para evitar ser visto, y cogí una daga que llevaba, la cual tome de este mundo de mortales.
 Pensando en esos ojos grises que me recordaban tanto a las espinelas, su cabello negro brillante.   

Con torpeza dirigí la daga hasta mi espalda y trate de hacerlo rápido. La daga paso veloz encajándose en la base de las alas, un dolor horrible me atravesó el cuerpo, trate ignorarlo pensando en ojos grises.
Terminado mi trabajo y bañado en mi propia sangre, sufriendo fuertes espasmos de dolor, Salí de aquel callejón medio moribundo en busca de los ojos que me hacían sufrir y reír a la vez.
 Arrastrándome como un perro, como un miserable enamorado, por calles pobladas de personas que ven sin mirar, que hablan sin conversar, nadie se atrevió a perturbar  mi paz, moviéndome por las sombras como demonio.
Llegue aquel lago plateado, y trate de lavar mi dolor y mi sangre. Sin mucho éxito vi como es manchaban las aguas de un enfermizo color.


Vuelve-.me susurra una voz angelical, cargada de pena y dolor.-serás salvado de los pecadores porque aun no hay pecado en ti y serás recibido con gloria.
-mi gloria está en la tierra, al lado de la niña de ojos color de plata-.dije en un gemido apenas perceptible.
Llevaba tiempo sentado en aquella piedra de extrañas forma y tratando de pensar en ella para que me diera fuerza, pretendía morir aquí con los humanos, volverme mortal y cargar con el pecado original si era necesario.
Con paso lento me aleje de aquel lugar y en el silencio sepulcral note, el suave murmullo del bosque a mi espalda.
Sentía como la compasión de mi creador se vertía sobre mí, pero ya era humano, el dolor de mi carne me lo corroboro, amaba como uno de ellos, sufría como uno de ellos, luchaba por uno de ellos.
Llegue aquella pequeña y modesta cabaña donde tantas veces la admire siendo yo inmortal y ella de mil maneras trato de robar un beso de mis labios, intentos que no podía permitir, no en aquel tiempo.
El dolor de nuevo me derrumbo, caí en la fría tierra, escuchando como los demonios del bajo infierno reían de mí.

Tenía tanto tiempo viéndola, cuidando de su ser sin que ella supiera de mi.
Cuando la vi ser abandonada por aquel ser tan despreciable que la amo tantas veces con lujuria, pecando en ella arrebatándole su corazón y su inocencia sin el más amor por ella que el d poseer su cuerpo. Aquella criatura tan linda de ojos grises abrasadores lloraba desgarrada y mi corazón que hasta ese entonces latía veloz se rompía ante tan triste escena.
Baje hasta donde se encontraba llorando, a la orilla del lago de plata. La hermosa criatura se fascino con mí ser, y no vi en ella ningún miedo hacia mí, solo fascinación.
-¿eres mi ángel de la guarda?-.pregunto con aquella vocecita tan baja llena de inocencia robada.
-sí, ayudo a los solitarios que sufren por el amor-.
Quite de sus manos las navajas que sostenía firmemente a centímetros de la blanca piel de sus muñecas, no opuso resistencia, y al contrario se acerco a mí tratando de besarme,  mi asombro fue tanto, pero no lo suficiente para hacerme perder mi noción, con mucho cariño la evite y sostuve su cuerpo en mis manos... tan cálido y la lleve a su habitación y allí la deje dormida.

Desde ese día venia religiosamente todos los días impregnado del más puro amor por aquella criatura de ojos de luna.
Aunque ella parecía estar ausente en nuestras conversaciones confesó sentirse sola.
Con una sonrisa en mis labios a pesar del dolor a en mi espalda, y con un calor profundo en el corazón latiéndome deprisa me levante de la tierra fría >>ya no estarás sola pequeña<< pensé y me acerque a la pequeña cabaña.
La puerta estaba entre abierta y entre con paso torpe. La llame con voz pausada y fina pero no acudió a mí, creí a ver escuchado ruidos de arriba y subí como pude.
Al entrar en la que es su habitación.
Ella llevaba su cuerpo desnudo muestras un halo de luz procedente de la ventana la bañaba de un blanco hermoso y su cuerpo refulgía como diamantes, gotitas de sudor
que la corrían parecían ser diamantes, y con sexis movimientos se zarandeaba encima de aquel hombre que se sujetaba de su firme piel con perverso placer y decía sartas de obscenidades a la chica mientras ella subí su cabeza, pareciendo sentir que se encontraba en la cima de su placer, el placer de ambos.

Mi corazón comenzó una carrera contra reloj latiendo cada vez más y mas fuerte.
La chica de los ojos de luna, por la que sentí tanto amor, hizo que mi corazón se partiera en dos, pero aun así seguía latiendo, la calidez que me invadía fue poco a poco abandonando mi pecho y lo que la sustituyo fue un frio dolor que poco a poco se convertía en ira y una mezcla extraña de desolación y compasión.
Saque la daga que aun llevaba en mi bolsillo y la sostuve fuertemente, sentí como se hundía en la palma de mi mano pero no me importo, el dolor aun así no logro distraerme. La sostuve en alto escuchando con pena como los gemidos de la chica se hacían más y más altos, ninguno advirtió mi presencia hasta ahora.
Me repetí a mí mismo, los pecadores deben ser condenados, sabiendo que no tenia podre para juzgar, le di la espalda a mi dios, y justo ahora mi decisión me traiciona.
Ya no sentía, dolor, el odio se ocupo de despojarlo de su reinado sobre mi cuerpo y con firmeza hundí el cuchillo en su blanca y reluciente espalda, gritos ahogados acompañados del color del dolor llenaron la estancia, pero yo me hallaba muy a gusto disfrutando de su mirada confundida y perdida, saque la daga con toda frialdad. El chico pensó ser más rápido y salto de mi alcance como un completo cobarde, pero su rapidez no le gano a mi puntería, así que lance la daga con total exactitud, solo se vio el brillo del metal y el chico cayo, el si no logro sufrir; mi mortiferita puntería no logro hacerlo pagar por todo el dolor que provoco.
Volví con la chica que se hallaba acostada con la mirada perdida en algún punto y la tome entre mis brazos con toda delicadeza.

-¿duele?-.pregunte irónicamente.
-¿por qué?-.pregunto con lágrimas en sus ojos, solo me dio pena por ella.
-soy humano, sufrí por ti, sacrifique por ti, acaso, ¿eso no es el amor?-.
Una mueca de dolor.
-ahora te toca a ti il mio amore, sufre y sacrifica tu vida por mí-.
Sus ojos encontraron los míos y vi como la luz de su juventud y el brillo de aquellos ojos plateados que lograron enamorarme se apagaban, dejándolos con un color más parecido al metal que a la luna sobre el mar.
Sentí deleite al ver su cuerpo desnudo en mis brazos y bese por fin sus labios llenos de sangre.
Me sorprendió lo delicioso que me supo y su garganta desnuda me fue más provocativa que su cuerpo y tome de ella, tome lo que quedaba de su cuerpo, me apropie, pero no me arrepentí.

Cuando hube acabado solté lo que quedaba de ella y la mire por última vez, no había en ella vida, pero aun era apreciable su belleza aun después de muerta la mire con pena, aquella niña de cabellos hermosos que se hallaban húmedos de su sangre y sus ojos abiertos resultaban aterradoramente hermosos, no sentí nada.
Esto es ser ¿humano? Sentir deseo y divertirse con la ¿perversión? Siempre los vi desde lo alto cometiendo crímenes y engaños, ahora sé que se siente. Sonreí con malicia. Yo no soy humano, soy algo más.
De ángel sentí compasión, de humano dolor y ahora de demonio el autentico placer de la perversión.
Voces guturales me llamaban desde más allá, desde las profundidades de un mundo grotesco para la compasión y  lleno de perversión, las seguí olvidando mi crimen y el amor de la chica que nunca me correspondió.


bueno, este fue el relato con el que participe y no gane.. no estuvo mal la verdad si n o ganaba me importaba muy poco me gusto lo que escribí y cuando logras hacer algo que te guste lo medas no importa lograste tu cometido, pienso continuarlo... no se, sera que, ¿ estaría bien?, ¿ustedes que piensan? 









3 comentarios:

CRUDO dijo...

pues a mi si me gusto, y me diseñare un premio solopara dartelo, me gusta este tipo de historias sangrientas jojo, aunque si fue un poco complicado leerlo por el tipo de letra

((...GeeMaa...)) dijo...

Qué no ganaste ??? Esa gente estaba loca...
Es genial !! Joder me ha encantado de verdad *.*
Un beso muy grande !!! :p

Jose dijo...

Yeah me gusta este blog, es taan oscuro!!
ademas con Mago de fondo, que puedo pedir! (¿)
te sigo, despues te leo con mas calma, ando de pasadita!
saludos!!!!!