viernes, 6 de julio de 2012

Labios Rosa, Labios Azules capitulo 6


Cassie despertó con la suave luz de un día de otoño, se aseo y bajo las escaleras. Allí estaba de nuevo su padre, daba gracias a dios que solo lo viera las mañanas y ojala así fuera también con su madre.

-¿Quién era ese chico que te trajo anoche?-. Pregunto su padre en cuanto ella entro en la cocina.

Cassie tartamudeo porque no sabía que decir, le iba bien el mentir pero a su padre no, el parecía que lo sabía todo, que veía detrás de sus ojos.

-¿y bien?-.

-es un chico que conocí en una fiesta-. Soltó apresuradamente.

A su madre pareciera que iban a salírsele sus ojos,  claro pensaba ella que esa era la cita de su hija,  y como era sabido lo desaprobaría.

-¿Dónde está el auto Cassie?-.le pregunto muy escéptica su madre.

Cassie miro el reloj de pared y rezo para sus adentro porque Gabriel fuera puntual.

-está afuera-. Dijo ella no muy segura.

Su padre la miro seriamente  se levantó de la mesa, frunció el ceño como lo hace solo cuando está confundido. Entonces él no sabía lo del coche, ¡Gracias mamá! Se asomó por la ventana  luego se volvió a sentar; tomo su tenedor y siguió pinchando sus panqueques.

Sonó el timbre. Cassie se apresuró abrir y si, allí está el  con unos blue jeans desgastados y una cazadora de cuero negra.

-¡vaya que eres rápido!-. Se dijeron ambos a la vez. Se miraron por unos segundos y se rieron.
Cassie no lo invito a pasar y Gabriel estuvo agradecido por eso.

-ya me voy, es muy tarde- solo dijo desde la puerta y se fue, evitando así cualquier palabra que pudiera detenerla.

Se sintió aliviada de saltarse el desayuno, estaba harta de la comida que su madre le preparaba a propósito para engordarla.

Ya fuera, recordó que estaban en otoño y que el frio era cosa seria, no entraría de nuevo allí así que se rodeó el cuerpo con las manos y camino un poco apresurada hasta el auto en donde ya dentro encendió la calefacción, le dejo el puesto de piloto a Gabriel y a él no pareció molestarle.

El viaje hasta el instituto fue silencioso, y Cassie no entendía porque sentía tan necesario llenar ese silencio. Para olvidarse de ese impulso pensó en como seria su día en el instituto, ¿sería incluso más frio? ¿Qué le diría a Natalie cuando la viera? ¿Dejaría Cassie pasar esto como las otras veces?  Cassie recordó que su ropa había quedado en la piscina, le picaba la lengua por preguntarle a Gabriel si están allí, pero debía de ser así porque si él no la hubiera encontrado no tendría las llaves del auto.

-bien, llegamos con bastante tiempo-.

La voz tranquila de Gabriel la trajo a la superficie y miro a su alrededor, si, efectivamente ya estaban estacionados, Cassie tomo la manilla para abrir la puerta, pero allí estaba Gabriel tomándola de la mano para que evitara abrir la puerta, una corriente de sorpresa le recorrió el cuerpo a Cassie y sintió lo cálido que era su tacto estando ella tan helada.

-espera un poco-. Le dijo en tono bajo.

Cassie miro hacia el salpicadero mientras sentía como Gabriel la buscaba con los ojos, por puro impulso lo miro y él le sostuvo la mirada por unos segundos y luego la bajo.

-¿Estás bien?-.

Cassie se sorprendió de lo preocupado que sonaba su voz.
-s-si- contesto tartamudeando.

-no te preocupes de lo que puedas escuchar oh de cómo te miren ¿Vale?-. Le dijo firmemente Gabriel.

Cassie sintió nauseas, parecía que el sabia de algo. Antes de que ella preguntara fue el quien giro la manilla, pareció que el  había tomado una decisión y luego ella salió del auto.

Gabriel la siguió hasta su casillero, estaba muy cerca de ella, rozaban sus hombros y eso no le molesto a Cassie, hacía mucho frio y ella había rechazado su cazadora cuando él se la ofreció. Gabriel y su intuición tenían razón, en esa fiesta estaba casi todo el Instituto, casi todos la vieron desnuda y humillada y aun aquí vestida mirada por todos se sentí igual de humillada, sus miradas eran de burla y eso resultaba doloroso; estuvo a punto de decirle a Gabriel que estaba bien que no la acompañara pero cuando iba a decirlo lo vio abriendo su casillero justo al lado del suyo, Cassie se sonrojo tanto cuando lo vio y el no parecía advertir de su sonrojo, Cassie había olvidado que era su vecino de casillero, recordó también que estarían juntos en la clase de matemática, así que irían juntos a la siguiente clase, por una vez se sintió aliviada y agradecida porque existieran las casualidades.



Gabriel


Gabriel no podía creer que Olly le reprochara que hubiera llevado a Cassie hasta su casa, luego de la humillación de la que fue víctima, su hermana parecía avergonzarse más de que vieran a Gabriel con Cassie.
Cuando fue a recoger su ropa Natalie casi que lo mato con la mirada pero eso no le  importó a Gabriel, sintió rabia cuando vio su camisa rasgada, toda su ropa estaba rota, salvo por sus jeans, no quiso imaginar lo humillada que debió de sentirse. Sintió rabia por su hermana, por ser tan parecida a Natalie, sintió rabia por rechazarlo, por abandonarlo, sintió rabia de nuevo hacia su familia por empujarlo a un pozo y por avergonzarse de él. Cuando la tapa que cerraba sus miserias fue abierta sintió ganas de volver a ser como antes, de volver a drogarse y así  olvidarse de todo, pero en vez de caer bajo de nuevo, sintió ganas de proteger a esa chica desnuda que estuvo en su habitación, aquella que se veía tan frágil.
Sabía cómo serían los días de esa chica a partir de esa noche, miserables.

Cuando estuvieron en el instituto, todos los ojos se volvieron hacia ellos, a él porque casi todos sabían de su historial, de ella porque era la noticia fresca, aquella que podían repartirse para deleitarse con su desgracia y vergüenza.

Cuando tuvieron sus libros y caminaron hacia la primera clase, vio a Cassie respirar profundamente y tomar el pomo de la puerta, al entrar a la clase todos dejaron de hablar  y los miraron, Gabriel sentía las ganas de Cassie de salir corriendo, y   él tenía ese impulso de llevarla consigo. Caminaron hasta sus asientos  y en eso llego la profesora ¡Bendito Dios!

_____________________________________________________________

Gaia me ha vuelto a dar este precioso regalo :) gracias a ti y Nana, gracias a todas por tomarse su tiempo y comentarme :)

3 comentarios:

Aгiα dijo...

Qué bonita pareja. Gabriel solo intenta proteger a Cassie de las burlas de los estúpidos de sus compañeros ^^ ¿gabriel se metió en las drogas? Madre mía, cada vez me intriga más este chico. OMG, pon un Gabriel en tu vida JAJAJAJ
Menos mal que Gabriel llegó a tiempo a casa de Cassie, casi me arranco los pelos de los nervios. Yo no sabría qué coño hacer en esa situación O.o JAJA


¡¡Un besazo muy fuerte!!

Alex Devendra dijo...

Ven, para darte un beso o algo.
Gracias por estar conmigo, por preocuparte y por todo, gracias, de verdad.
Maravilloso, precioso.
Un abrazo enorme:)

Nana dijo...

Gabriel es un gran chico, pese a tener un pasado oscuro como el de la droga, se nota que ha pasado por mucho y ha madurado con ello.
Los adolescentes pueden ser bastante crueles en ocasiones. Cassie lo va a pasar mal por sus miradas y murmuros, pero al final todo acaba pasando cuando aprendes a ignorarlo.

Espero que sigas pronto.
Un besito Rose :)