jueves, 10 de mayo de 2012

Labios Rosa, Labios Azules Capitulo 3


-¡Qué bien que viniste Cassie!-. De nuevo la voz chillona, su voz aturdía incluso si hablaba en susurros.

-no me lo perdería Holly, ¿qué tal está?-.

-Natie esta atrás en la piscina con los chicos, ya vuelvo-.

Cassie se abrió paso por la casa en un denso rio de adolescente, lleno tanto de hormonas que incluso se podrían oler, las drogas estaban hacia donde mirases el alcohol también, el sexo... eso parecía solo un poco más Cortez en aparecer, y la música bañaba el lugar, tal alta que sus pensamientos incluso se ahogaban, así era mejor.

Allí estaba, rodeada de chicos y perfectamente delgada Natalie. Sabía que le había visto pero no parecía interesada en que se acercara, aun así lo hizo.

-¿nos traes unas cervezas por favor?-. Le dijo apenas llego a su silla.

Cassie dio media vuelta y fue hacia la cocina, sin decir nada saco cuatro cervezas y regreso, se las entregó a Natalie y a los otros tres chicos.

-¿no vas a tomar nada?-. Le dijo el chico rubio.

-no gracias-.

-¡vamos, no seas tan aburrida apenas llegas!-.
-más tarde-.

Natalie la miro con esa clase de mirada que dejaban ver que tramaba algo, Cassie aparto la mirada y la fijo en la piscina, el agua chapoteaba fuera de esta por todos esos chicos dentro, se imaginó que en algún momento fue cristalina, ahora estaba llena de espuma y de un amarillo claro, y no quería averiguar más.

-enséñanos lo que tienes Cassie-.

Los tres chicos que estaban allí pitaron en son de burla, de repente la atmosfera cambio, Cassie no sabía cuánto tiempo estuvo mirando el agua, pero la resolución de que algo haría Natalie estaba en su rostro.
Cassie no dijo nada.

-vamos chicas, ellos quieren ver que hay detrás de esa camiseta-.

Los ojos de Cassie se abrieron desmesuradamente, no lo podía creer, así que Natalie la dejaría en ridículo, sabiendo su miedo y aun así la empujaba a un precipicio sin fondo. 

51 kilos.

El numero rondo de nuevo su mente una y otra vez, creando una nube de estupor que la saco por unos segundos de la realidad.

Todos gritaban, Natalie la miraba con satisfacción. La música de fondo parecía ser de drama.

-¡al agua, al agua, al agua, al agua!-.

Muchas de las chicas que caminaban por allí se quitaron las camisetas y se zambulleron el agua espumosa y amarillenta, otras solo fueron empujadas por chicos, pero estas reían.

Cassie no.

Los chicos sentados con Natalie reían y miraban a Cassie, ella se hecho hacia atrás, mirando con desesperación a Natalie, esperando que en su rostro brillara algún signo de broma, de piedad.

No lo hizo y ellos siguieron riendo. Nadie se fijaba en Cassie pero ella sentía que todos la miraban.

-¡Al agua, al agua, al agua!-. Seguían gritando todos.

Cassie seguía mirando a su alrededor, Natalie se levantó y los chicos fueron por Cassie, uno la tomo como si fuera un costal de papas, como si no pasara nada, como si no valiera nada...

-¡Natie por favor!-. Dijo Cassie en ruego.

-tranquila Cassie es solo agua, además tienes que divertirte-.en tono más bajo y acercándosele mucho más a su oído le susurro.- ¿lo tienes puesto?

Cassie asintió rápidamente, solo logrando que Natalie sonriera aún más.

-¡al agua!-. Grito Natalie y el chico que sostenía a Cassie se lanzó con ella.

Dulce... dios.













 
-Hola cariño-. Su voz melosa se sentía como un millón de gritos.

No dijo nada.

En estas ocasiones las palabras sobraban, tanto como el dolor, Rose puso su mano inconscientemente sobre su entrepierna, buscando así protegerla.

Que gran idiotez.

Espero en la puerta, sabía que no debía moverse, siempre era el quien venía por ella y la llevaba a la cama. Cerró fuertemente los ojos y pensó en su madre, ¿Dónde estaría en este momento? ¿Tendría frio? ¿Estará inconsciente?

Desecho ese pensamiento por el gran dolor que le causaba en el pecho, se concentró en lo que haría después del show de abuso y su estómago hizo acto de presencia; el ruido debió de ser fuerte porque al abrir los ojos él estaba frunciendo el ceño.

-no has comido nada-. Eso no era una pregunta.

-sabes, deberías de al menos levantar la vista, habla, dime, ¿no tienes que comer?-.

Negó con la cabeza.

-¡te dije que hablaras maldita sea!-.

Se le acerco con su máscara de seriedad y le tomo bruscamente el mentón, Rose se sintió aturdida cuando se encontró recostada al pared con el cuerpo de John pegado al suyo. Rose cerro fuertemente su boca, odia que la besara; eso solo logro que la abofeteara, el golpe fue tan fuerte que cayó al piso, sentía su mejilla ardiente y esforzándose por meter algo de aire a sus pulmones tosió.

Más allá en la habitación John se sujetaba la cabeza como si se le fuera la vida en ello
.
-Porque me obligas hacer esto Rose, solo contesta la maldita pregunta-. Le grito desde el otro lado.

Rose puso la mano sobre su pecho y trato de inspirar, pero John ya estaba de nuevo encima de ella agarrándola por el cabello, la tiro en la cama y desabotono sus pantalones, los tiro a sus pies y se colocó encima del cuerpo de la petrificada Rose, ella pensaba en su estómago vacío y en su madre, se hizo las misma preguntas que se hacia todas las noches ¿Dónde estará? ¿Tendrá hambre? ¿Estará inconsciente? Una lágrima amenazaba por resbalar en su mejilla pero la contuvo, detrás de esa había muchas más, pero se contuvo, no lloraría.




La faena termino antes de que ella lograra gritar de dolor. De nuevo el ritual de acariciar su mejilla y abotonar su ropa, mientras ella miraba fijamente el techo del andrajoso lugar y completamente desnuda. Pero él no se fue, se sentó en el borde del colchón. Rose soltó un sollozo, esto no había terminado. 

-el miércoles tendrás tu visita semestral, trata de que tu madre este sobria y en casa para ese día, yo ya hice lo mío, hazla cumplir, porque no queremos que te lleven a servicio social ¿no es cierto?-

Ella seguía mirando el techo, odiaba que pronunciara a su madre.

-¡¿No es cierto?!-. Le grito John tomando su mentó y acercándolo a su cara.

Sus ojos llameaban de furia, y repentinamente se calmó, su mirada dejo ver un oscura y se convirtió en un espejo de frialdad, se estaba mirando ella misma atreves de sus ojos, tal vez estuviera loca, tanto como el, tenías que estarlo para aceptar un trato como este.

-eres hermosa Rose, no hagas que esto se acabe, porque podemos salir perdiendo los tres, y tu madre será la más afectada, aunque a ella no le importes mucho.

Con esas palabras la beso en los labios y Rose quiso escupirlo, gritarle, patearle. Pero se quedó callada y vacía.

La puerta se cerró tras John y ella se levantó de la cama, fue al baño y apago la luz, no le gustaba mirarse en el espejo. Se metió en la bañera y dejo que el agua corriera, se sentí fría en su cuerpo pero no le importó, el baño a oscuras tenía la misma apariencia que el orfanato de su niñez, tan sucio y tan vacío… No dejaría que la volvieran a separar de su madre, ella si bien no podía cuidarla, pero Rose sí que podía hacerse cargo de ella.

Una solitaria lagrima rodo por su mejilla y ella se esforzó en mantener a las otras.

¿Dónde estaría su madre? ¿Habrá comido? ¿Tendrá frio? ¿Estará inconsciente?

No pudo evitar volver a las mismas preguntas que se hacía cuando no la veía en casa.

Se vistió y regreso a su casa, de inmediato fueron contestadas sus preguntas. Su madre yacía medio tumbada en la acera de enfrente, con una botella de un oscuro licor, sucia y con sangre en la mejilla. Las lágrimas que estuvo conteniendo se deslizaron silenciosamente, a Rose no le importó, nadie las vería y si bien allí estaba su madre esta no se encontraba consiente.



 
Fue una sorpresa, el agua no estaba fría, estaba cálida, muy cálida tal vez se deba a la acción de tantos cuerpos dentro de ella, pero eso a Cassie no le importaba; sus pulmones son los que importaban. Ella luchaba por meter algo de aire a sus pulmones sabiendo que eso era estúpido, la sujetaban por el estómago y le dolía la garganta, la mantenían abajo, le fáltala respiración, cuerpos moviéndose por encima del agua, unos le rozaban los pies, otros la espalda, Cassie lucho por llegar a la superficie pero ese fuerte brazo que la sujetaba por el estómago no aflojaba, ella se estaba ahogando.

Tiraron de sus jeans y ella intento cubrirse pero le fue en vano, ese brazo era fuerte y aparecieron más manos y más cuerpos mucho más cerca tiraban de su camiseta dejándola con el traje de baño al aire. Cassie se sentía avergonzada y quería que pararan, pero no fue así, el último tirón vino de su espalda y el brazo como magia la soltó, nado rápidamente a la superficie y sin detenerse se sujetó a la orilla, sus oídos zumbaban y tenía escalofríos. Lucho por subirse y fue consiente de las risas de todos y de los pitidos, se quedó parada a la orilla chorreando agua cuando una brisa de principio de otoño le rozo el pecho, estaba tan aterrada que no se percató hasta que salió de la piscina.Solo dos cosas: Una fiesta con piscina a principio de octubre, algo muy extraño. No tenía sujetador.

Coloco las manos en su pecho y lo tapo cuanto pudo, cosa que fue inútil, se volvió hacia la piscina para ver a su captor con su sujetador en la boca, los demás seguían atragantados con la risa, Cassie dejó escapar unos fuertes sollozos y salió corriendo del lugar, no sabía hacia donde iba solo sabía que no podían verla así, tan humillada y despreciable, subió las escaleras de dos en dos y a la primera habitación que encontró se metió y cerró la puerta, puso las manos en su cara y se recostó contra esta, y abrió el grifo de sus ojos.

-Que demon…-.

Un chico con una camiseta y unos auriculares poso su vista sobre ella, primero molesto, luego asombrado.
Cassie no parecía caer en cuenta sobre quien estaba delante de ella y donde se encontraba y más importante aún en qué condiciones… Ella estaba cayendo hondo, en un abismo de espasmos violentos que sacudían su cuerpo con cada sollozo; sus manos estaban humedecidas pero esa no era agua de piscina.

El chico no sabía si acercársele oh no, pero opto por quitar su manta de la cama y colocársela en los hombros.

Cassie se aferró a ella por un momento luego la soltó, trato de levantarse y trastabillo hacia un lado, con los ojos abiertos al máximo miro al chico a la cara muy horrorizada.

-Tranquila no te hare nada, toma cúbrete con esto-.

Y le alzo la manta, Cassie fue consiente que tenía el busto al aire y se lo cubrió rápidamente. Al diablo se fueron las normas de cortesía con todo eso del “gracias” 

-¿tú quién eres?-.

-Soy Gabriel, hermano de Holly-.

-no sabía que tenía un hermano -. Dijo Cassie frunciendo el ceño.

-nadie que me conoce admite que me ha visto, soy la oveja negra-. Dijo el chico con una muy pequeña pro perceptible sonría.

__________________________________________

Si esto es lo màs largo que eh llegado a publicar, las comprendo si se aburren. Gracias por leerle y comentarme, para mi pasarme por sus blog es un agrado, no es gratitud es cariño, si aunque no lo crean.

PD: ahora la gran mayoria tiene blog privados porque son sensuales, pervertidas xD
Otra PD: diganme si me paso de tragica, si creen que no entiende algo, si paso muy rapido de una situacion a otra y cualquier error, creanme que se los agradeceria enormemente, son mis dos mitades puestas en historias paralelas, pero me tomo enserio esto y quiero hacerlo bien, mas àlla de agradar o repudiar a quienes leen pretendo liberame.

8 comentarios:

Nana dijo...

A mí no me disgusta, para nada, al contrario. Me parece que haces un gran trabajo describiendo ambas historias paralelas. La de Cassie es una historia de adolescentes que, al fin y al cabo, a muchas chicas les pasa. El hermano de Holly ha sido tan dulce con ella... Después de los otros desgraciados, hasta Satanás lo es ¬¬
Con Rose he sufrido mucho. John se pasa de listo y la pobre madre creo que ha perdido la cabeza más de lo que parecía.
Sería genial que en algún momento de la historia se encontraran las dos y solucionaran sus problemas juntas :) Me encantan ambas partes, ambas personalidades. Ante todo, fortaleza.

Por cierto, muchas muchas gracias por haberte pasado por mis actualizaciones y comentar en ellas. No era necesario que lo hicieras. Eres increíble :)

Un besito muy grandee

Aгiα dijo...

A mí sí me ha disgustado, pero no como lo has escrito, sino lo que has escrito xddd Joder, he estado nerviosísima con todo el capítulo. Me he estado cagando en Jonh, en Natalie y en su puta madre todo el rato. Son demasiado crueles T_T
Cassie y Rose han podido sentir lo mismo a la vez: humillación. No te has pasado de trágico, me encanta. Sobretodo Gabriel ^^

Yo creo que no necesitas que alguien como yo te corrija. Tú escribes mejor, a lo mejor otra gente te puede dar consejos, pero yo no. Aún me queda mucho que aprender con lectoras como vosotras :) Y sigue escribiendo así y llegarás a lo más alto. Escribes de maravilla XD

¡¡Muchos besos!!

FunnyFantasy dijo...

hello, Cassie me recuerda a mi hace un par de años. cuando estaba obsesionada con el peso, con lo que diran la gente.. tabien preocupada de lo q decia mi mejor amiga de mi aspecto, era mui angustioso, no sabía que ponerme para tapar mi aspecto, llegué incluso a tener anemia. pero lo supere espero que le pase lo mismoa a cassie, Y la otra chica, ¿que pasará? espero que frene los abusos de John.
Esta historia puee ser real y está genial. Tragica para nada Rose, lo cuentas tal como es la vida. Y por lo meos yo lo pillo todo.
un beso F.F.

Gaia dijo...

Hey Rose! :) Tengo muchas cosas que comentarte, pero antes de nada... no digas que este capítulo ha sido largo o aburrido, para nada, a mí me ha encantado y, por lo que veo, a las demás chicas también :) Escribes muy bien y las dos historias, aunque también pueden ser trágicas, están muy bien, al fin y al cabo son casos más que reales, historias que mucha gente, por desgracia, vive día a día.
Natalie no me gusta nada, y John todavía menos, CRUELES Y ASQUEROSOS ¬¬ Por suerte para Cassie ha aparecido Gabriel, con el nombre del ángel, porque en verdad debe ser un ángel ^^ me huelo un romance ahí, pero esperaré a tu próximo capítulo para comprobarlo! jejeje
Respecto a lo del control de menores es una tontería pero... tú también lo necesitas a estas alturas de la historia eh!!!! jejeje (es broma ;D)
Yo también siento que por esto de los blogs más que gratitud llegamos a tenernos cariño, como no va a ser así con historias como estas y con tus comentarios :) Jo, de verdad, muchas gracias! No tenías que haberte molestado en comentar en las dos entradas por separado y aún así lo has hecho, eres un sol ^^
Ah! Una última cosa que quería comentarte y tenía miedo de olvidarme: sé a quién te refieres con lo de Rhage y yo también lo adoro :) A todos y cada uno de los guerreros de la hermandad de la daga negra (te referías a eso, no?) sobretodo a Phury, me encantan ^^
Y creo que no me olvido de nada, lo siento si te he dejado un comentario extremadamente largo al final... pero era necesario! ^^ jejeje
Un besazo linda!

Dayaaani dijo...

Me encanto tu historia, es super interesante no son como las tipicas novelas, es más toman casos super fuerte y que ocurre bastante en la adolescencia, cuidate un beso, desde ahora tiene una seguidora más gracias por pasarte mi blog, y te espero en el mio y sube capitulo luegito estoy ansiosa *-*

La Ynmortal ♥ Mytch dijo...

RO! joder! lo amé :)! aunque me atrapo más la historia de Rose :) & el hermano de Holly super lindo *-* siento que tendrá algo con Cassie :)

ESPERO LEER MÁS... ♥

PinkTomate. dijo...

Yo lo leí completo lo juro xD, me encantó !

Jose dijo...

Wow seguire leyendo! es trágico pero esta muy bien! la trama es interesante y escribes excelente algunos artículos (como la, el etc)que te comes, pero supongo que por la pasión que le pones al pasarlo al blog jeje!